Opinión
19 0

Un paso adelante en la defensa de los derechos humanos

Derechos Humanos sobre los derechos humanos, patrimoniales y civiles de la población LGTBI en Costa Rica

Juan Carlos Durán Castro
Secretario de Seguridad Social CTRN*

En el marco de un absoluto respeto a los diversos enfoques sociales, políticos, religiosos, biológicos y legales y partiendo de que convivimos en una sociedad democrática en la cual se puede y se debe fijar posición sobre determinados temas que vinculan a todo un país y siendo que somos parte de una organización que históricamente desde su génesis ha transitado la ruta de la defensa de los derechos humanos y que ha formulado una visión integral, inclusiva y humana, nos vemos en la obligación de plantear los siguientes apuntes puntuales sobre la respuesta que la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha emitido con motivo de la Opinión Consultiva OC-24, que el Gobierno formuló a este órgano en el año 2015:

1- Es más que evidente e innegable que las distintas sociedades han venido en un proceso evolutivo y dentro de este proceso normal y natural, el tema de la visibiliación y posesionamiento de distintos temas otrora ocultos por distintos factores, actores e intereses, han roto con mayor fuerza el paradigma de la oscuridad y han salido a la luz. En ese marco de contextos variables han venido tomando fuerza en mundo y en el país, el activismo de sectores de población como los LGTBI, que han dado sus luchas por los derechos humanos sin ningún reparo y de cara a la sociedad costarricense. En ese sentido desde hace varios años nuestro país ha sido testigo de este hecho social y ha venido debatiéndose entre dos visiones respetables, pero que ahora entran en una nueva etapa en razón de la opinión establecida por Corte Interamericana de derechos humanos (CIDH).

2- Somos de la tesis que el contenido, los efectos y el impacto de los alcances de esta opinión de la CIDH en un contexto electoral debe ser abordado y manejado por los candidatos a la Presidencia de la República desde una perspectiva seria y responsable y de igual manera los distintos actores sociales y especialmente los sectores que profesan distintos enfoques religiosos y los poderes mediáticos (“los denominados medios de comunicación”), están en la obligación profesional de ejercer su trabajo periodístico posesionando una matriz informativa inteligente y balanceada, pues de lo contrario provocarán una confrontación social que de repente no se centrará en un debate que vaya en la dirección correcta que le brinde al país un salto de calidad y solamente construirán una charada de marketing electoral coyuntural que generará odios entre hermanos y hermanas del pueblo y fraccionará al país, logrando posiblemente reducir el fenómeno del brutal abstencionsmo y la incredulidad social producto de la corrupción política (que es la punta del iceberg develada), y orientando la opinión pública hacia determinados enfoques que al final no resolverán los yerros sistémicos de un modelo de desarrollo de enfoque de apertura comercial fallido que tiene al país en un predicado de confrontación social muy complejo y riesgoso.

3- Desde nuestra visión, el ingrediente que coloca en este contexto lo establecido por la CIDH, debe activar con prioridad la institucionalidad nacional en el sentido de operativizar con urgencia los mecanismos requeridos para seguir avanzando como país en la ruta del respeto de los derechos humanos, poniendo como ejemplo la decisión del aseguramiento a parejas del mismo sexo determinada valientemente por la Junta Directiva de la Caja y desde está lógica mantener la coherencia en el discurso que históricamente a sostenido el país en el concierto mundial de las naciones.

4- Quedamos abiertos al diálogo sobre el tema y hacemos votos porque un tema de tal trascendencia no sea prostituido, mucho menos utilizado en un contexto electoral, ya sea por los candidatos actuales o aquellas personas que sabemos levantan perfil con poses engañosas de cara a futuros procesos electorales, pero cuyos vínculos personales y partidarios no son nada halagueños para elpueblo según nuestra visión. Sabemos que tal pensamiento es bastante utópico,pero al menos es importante hacer un llamado a la población en el sentido de no dejarse envenenar de odios construidos mediaticamente y salir a votar sobre la base de su derecho a apoyar la tesis que sea más compatible con su formacion y pensamiento, pero el deber es hacerlo en paz y con absoluto respeto al pensamiento ajeno.

*Las presentes opinones no reflejan ni representan necesariamente la posición oficial de la CTRN.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *