Mas leidos, Mas vistos, Opinión
16 0

Algunos retos de la clase trabajadora para este 2018

Mensaje del Secretario General de la CTRN, Mario Rojas Vílchez.

Es usual que en esta época del año hagamos un balance de los logros obtenidos y los retos que nos esperan como personas. Van desde el nuevo trabajo que conseguimos, pasando por la posibilidad de comprar carro o renovar el que tenemos hasta la compra de casa o realizar el paseo soñado.

El gobierno y los sectores empresariales también hacen sus planes.

Desde el sector de la clase trabajadora planteamos los nuestros. Al fin y al cabo, la clase trabajadora es la más grande del país. Somos más de 2 millones de personas las que componemos la llamada “Población Económicamente Activa” a lo que debemos sumar miles y miles de amas de casa cuyo aporte no reconoce la estadística oficial pero que igualmente son trabajadoras.

El primer reto que tenemos, y que ya se nos vino encima, es el de ejercer nuestro deber y responsabilidad de votar en las elecciones. Como clase trabajadora, debemos apoyar a los partidos políticos que realmente se ocupen de atender nuestras preocupaciones. Cuando vamos a solicitar un puesto de trabajo, nos piden curriculum, referencias y hasta hoja de delincuencia; pues igual nos toca fjarnos en esos antecedentes antes de votar porque una cosa es lo que prometen los candidatos y otra la que hacen.

Un segundo reto en el que debemos empeñarnos a trabajar tiene que ver con la información y la desinformación que hoy circula en tanto medio de comunicación y redes sociales. Esa realidad nos llegó, nos cayó encima sin adecuada preparación. No todo lo que se publica es objetivo ni imparcial, tampoco todo lo que circula en redes sociales es cierto. Hay diversos tipos de fuentes de información y debemos aprender a reconocer cuáles son más o menos confiables. Un pueblo desinformado es fácil presa del engaño, y el engaño, usualmente se manifiesta como una mano que se mete en su bolsillo y le quita el sustento a su familia.

Un tercer reto que nos urge superar en este 2018 es de aumentar el conocimiento de nuestros derechos. Empieza por identificarnos primero como trabajadores y trabajadoras, con deberes y derechos. A veces, de puro confiados, un patrono o un supervisor nos dice que las “cosas son así” y con esas afirmaciones nos conformamos, aunque no necesariamente las cosas sean como nos las pintan. Plantear nuestras verdades en forma clara, respetuosa pero valiente también forman parte de ese reto que tenemos como personas trabajadoras.

Y finalmente, muy relacionado con el anterior, un cuarto reto es el de la organización. Como clase trabajadora tenemos el modelo perfecto para organizarnos. Se trata del sindicato. Es tan bueno que ha permitido que usted tenga un horario laboral definido, salario definido y mínimo (aunque en nuestro país hay miles de patronos son delincuentes que no pagan el mínimo como dice la ley), aguinaldo y decenas de garantías laborales. Estos son logros del sindicalismo. Por eso desde algunos sectores siempre se ataca constantemente al sindicalismo, porque les duele repartir su riqueza.

Desde la Confederación de Trabajadores Rerum Novarum deseamos que el 2018 sea un buen año para la clase trabajadora, a la que extendemos nuestra mano solidaria.

Mario Rojas Vílchez, Secretario General CTRN

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *